Cuando los árboles son insignes personajes

Los jardines centenarios de Sevilla son un testimonio vivo de épocas remotas. Árboles espectaculares enraizados en la historia, especies vegetales llegadas de América que fascinaron a media Europa, o la máxima expresión del modelo de parque romántico están a tu disposición en Sevilla.

El Parque de María Luisa

Sevilla posee uno de los parques más increíbles que jamás se hayan diseñado: el Parque de María Luisa, ampliación de los antiguos jardines del Palacio de San Telmo.

El Parque de María Luisa es un auténtico espectáculo para los sentidos. Un parque de estilo romántico que, a solo unos cientos de metros de la zona más antigua de la ciudad, te ofrece la posibilidad de perderte entre frondosos caminos, rincones de fantasía y glorietas literarias. Y es que junto al corazón de Sevilla, está el pulmón de la ciudad.

El cine tampoco ha sido ajeno a su belleza. De sus espacios selváticos que no parecen propios de un parque urbano pasarás a dos monumentales plazas construidas por Aníbal González para la Exposición del 29, y que se abren a la luz de Sevilla como ningún otro enclave de la ciudad: la Plaza de América y la Plaza de España. Ambas han sido inmortalizadas en películas como Lawrence de Arabia y Star Wars.
 

Plaza de España
Jardines de Murillo. Sevilla
Árboles colosales

La gente que los ve por primera vez  fotografían sus raíces, sus copas, sus troncos inabarcables. Todo en estos árboles es monumental. En su mayoría,  fueron especies llegadas de ultramar, bellos testimonios de históricos del pasado de la ciudad como principal puerto de Europa. El árbol de las lianas, el ficus o el laurel de indias pocas veces han alcanzado un carácter tan majestuoso como en los jardines y plazas de Sevilla.

No es el árbol de 'Avatar', es un árbol de las lianas en los Jardines de Murillo.

Jardines del Real Alcázar. Sevilla
Los Jardines del Real Alcázar

El Real Alcázar de Sevilla es el palacio real en uso más antiguo de Europa. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, constituye un conjunto de edificaciones palaciegas de un valor incalculable. Pero independientemente de sus salones, patios y estancias históricas, no se podría entender una visita al Real Alcázar sin recorrer sus jardines.

Sus murallas los han preservado del paso del tiempo. Más de 20 mil plantas, un órgano musical de agua, pavos reales que campan a sus anchas, un laberinto vegetal, palmeras históricas, un legendario naranjo plantado por el rey Don Pedro I o unos baños subterráneos donde se encontraba con su amada... todo ello te hará viajar a otras épocas como si se tratase de una experiencia inmersiva.

Este espacio de leyenda recientemente ha maravillado al mundo en la serie Juego de Tronos, donde encarnan a los Jardines del Agua del Reino de Dorne.

Para tener en cuenta...
  1. El diseño del Parque de María Luisa es obra del célebre paisajista Forestier.
  2. La Alameda de Hércules se remonta a 1574, siendo el primer jardín público de Europa.
  3. Todos los veranos se celebra el ciclo musical 'Noches en los Jardines del Alcázar', una oportunidad excelente para disfrutarlos.
  4. Los jardines del Monasterio de la Cartuja conservan un ombú que fue plantado por el hijo de Cristóbal Colón.