La fiesta más vistosa del mundo

Luz, color y mucha alegría. Sevilla se vuelca cada año con su Feria de Abril, la feria de todas las ferias, un microcosmos donde la idiosincrasia de una ciudad se despliega con todo su encanto y todo su poder de seducción.

Entrando en un mundo de sensaciones

La Feria de Abril de Sevilla comienza la noche del “alumbrao”, momento inaugural en el que se encienden las luces del recinto ferial. También esta noche se degusta el tradicional “pescaíto frito” en las casetas. Tras una semana de fiesta constante, la Feria concluye con un gran espectáculo de fuegos artificiales junto al río Guadalquivir.

La Feria es como una pequeña y engalanada ciudad. Un mundo efímero donde las casas son casetas, la iluminación se consigue con farolillos y todas las calles tienen nombres de legendarios toreros.

La feria de abril de Sevilla
La feria de abril de Sevilla
Una ciudad con su portada

De gran colorido, cada año se levanta una monumental portada de entrada al recinto que conmemora algún monumento de la ciudad de Sevilla. La portada se ilumina con miles de bombillas, y sigue siendo ese lugar de cita habitual de los sevillanos.

La Portada es el gran punto de encuentro para vivir un día de Feria.

La feria de abril de Sevilla
La vida en una semana

Podemos decir que existe un particular calendario feriante. Hay personas en Sevilla que viven la "noche del alumbrao" como si se tratase de la "noche de fin de año". El encendido de la portada supone en cierto modo un año más, un nuevo año cargado de ilusiones y emociones que se desarrollan de forma fulgurante en esa semana. Algo así como si la vida estuviera concentrada en una semana.
-
El suelo de las calles está recubierto de albero, tierra de color amarillento, procedente de la localidad vecina de Alcalá de Guadaira. Ésta es la arena utilizada tradicionalmente en los jardines de Sevilla y en las plazas de toros.
-
La Feria se ilumina a lo largo de sus calles con millares de bombillas cubiertas de “farolillos” (especie de mamparas esféricas de papel plegado).

Para tener en cuenta...
  1. En 1846 un catalán y un vasco fueron los fundadores de la Feria de Sevilla.
  2. El traje de flamenca se consagró en Sevilla a partir de la Exposición de 1929.
  3. La manzanilla es el vino de la Feria, se consumen 1,5 millones de medias botellas.
  4. El singular estilo de las casetas fue concebido por el pintor Gustavo Bacarisas.
  5. La Feria de Abril cuenta con 75.000 metros cuadrados y 1.051 casetas.