Conociendo el alma de un pueblo

El flamenco es música, cante, baile, poesía, sentimiento... y toda una filosofía vital. Descubre los auténticos significados que esta incomparable demostración de arte popular puede llegar a alcanzar. 

Los orígenes

El Flamenco es seguramente la expresión más pura del folklore andaluz. Cuentan que sus orígenes se relacionan con la llegada de los gitanos en el siglo XV a las campiñas gaditanas de Jerez y a Sevilla. A mediados de siglo XIX se populariza a través de los cafés cantantes.

El primero de estos cafés cantantes se abre en Sevilla hacia el año 1885, extendiéndose posteriormente por Andalucía y Madrid. Hasta entonces el flamenco no había salido de reuniones familiares o fiestas particulares.

El flamenco
El flamenco
La Sevilla más honda

En Sevilla puedes disfrutar diariamente de la representación de este arte en todo su esplendor en los conocidos tablaos flamencos -herederos directos de los antiguos cafés cantantes-, en las peñas de los barrios, en espacios temáticos, en determinados bares y, por supuesto, en festivales como la Bienal.

Los "tablaos" exhiben cada noche espectáculos flamencos

El flamenco
Espacios y momentos ineludibles

Por su enorme importancia destaca la Bienal Flamenco, que se celebra en la ciudad con carácter bienal (en los años pares) y a la que acuden las máximas figuras del cante y el baile. 
-
Este incomparable encuentro lleva funcionando más de veinte años, y es una cita excepcional para proyectar el valor del Flamenco al resto del mundo, un arte que ya está declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.
-
Y con respecto a su faceta en movimiento, puedes descubrir su magia visitando el Museo del Baile Flamenco.
 

Para tener en cuenta...
  1. Una estatua homenajea en el Altozano de Triana a las tres vertientes del mundo flamenco.
  2. Existen muchas academias que enseñan este arte a visitantes y sevillanos.
  3. Al flamenco también se le denomina con la expresión "cante jondo".
  4. En su historia hay grandes figuras como Manolo Caracol o La Niña de los Peines.