Un viaje a través
de 6 civilizaciones

Sevilla, centro neurálgico de culturas

¿Verdad que hay lugares en el mundo que parecen ejercer una fuerza de atracción especial? Sevilla es uno de ellos.

El tiempo en tus manos

Y no sólo Sevilla ejerce esa atracción para la persona que viaja sino también para el asentamiento de culturas, a las que esta tierra sedujo desde siempre. Sevilla y Andalucía han sido desde siempre una tierra deseada por diferentes civilizaciones. Tierras amadas por fenicios, tartésicos, romanos, árabes, cristianos… Incluso, diversos relatos han situado la Atlántida a pocos kilómetros de Sevilla. 

En cada esquina del centro de Sevilla respirarás historia. Son muchos los rincones que te brindan esa sensación, ya que el casco antiguo de Sevilla es uno de los mayores del mundo y el mayor de España.

Hispalis, Ishbiliya, Sevilla...

Y en medio de ese viaje a través del tiempo, levanta la mirada hacia la Giralda y piensa en las etapas históricas que esta torre ha dominado desde las alturas en casi un milenio… mezcla de estilos, culturas y civilizaciones que nos enriquecen: la torre más alta del mundo en su época y una de las construcciones de arquitectura “fusión” más logradas de la historia.

La Giralda sintetiza en su arquitectura buena parte de la historia de Sevilla

Un paseo por la historia

Cuando vengas a Sevilla estarás haciendo también un viaje a través de la historia, aquí tienes unos pequeños apuntes para hacer boca:

En una ladera al oeste de Sevilla se encontró el impresionante tesoro tartésico del Carambolo.

A 5 minutos de Sevilla se encuentra Itálica, la primera ciudad romana que se fundó fuera de la cuna del Imperio.
-
La Hispania visigoda vio nacer en Sevilla a su más erudito exponente: San Isidoro, precursor de la enciclopedia moderna gracias a sus ‘Etimologías’.
-
Numerosas iglesias de la ciudad fueron mezquitas en la época árabe conservando maravillosos elementos de ese estilo, sin ir más lejos la catedral: visita el Patio de los Naranjos, el auténtico sahn de la mezquita mayor.
-
¿Sabías que Sevilla vivió su juego de tronos particular entre los hijos del rey cristiano Fernando III? En la Torre de Don Fadrique te sentirás en el corazón de esas luchas.