Shopping Sevilla

Una ciudad para vivirla cada día

Zonas Comerciales

Las grandes marcas de moda y complementos tienen su espacio

Mercado de Abastos y Mercadillos

Un mercado abierto pero a la vez diferente

Tiendas

Selección de Establecimientos Comerciales de Sevilla

Shopping

Compartir

Ver contenido en lenguaje de signos

 

DESCARGAR NUEVA GUÍA SHOPPING

Hay una manera especial  de conocer la Sevilla más genuina, y que dará respuesta a todos aquellos para los que las compras forman parte importante de su experiencia de viaje: comprando donde lo hacen los sevillanos, desde los productos artesanales a los más innovadores. Visitando los establecimientos de grandes marcas, recorriendo los mercados de abastos o las zonas alternativas. Nuestra ciudad cuenta con una larga tradición comercial que se ha ido desarrollando y manteniendo durante siglos.

 

Sevilla se caracteriza por su industria artesana protagonizada principalmente por la cerámica y la alfarería. Las primeras labores datan de la época neolítica, aunque es en la etapa musulmana cuando adquieren una personalidad propia, enriquecida más tarde por técnicas y fórmulas de estilos clásicos. De este modo podemos encontrar desde motivos decorativos de origen islámico hasta trazados barrocos del s. XVIII, pasando por clásicos diseños italianizantes del s.XVI.

La producción de cerámica artística se localiza en el barrio de Triana y se inicia en la época islámica. Los ceramistas hispanomusulmanes aportaron el vidriado y su aplicación a la arquitectura en fachadas, solerías, zócalos y techos. Posteriormente, el mudéjar adoptó técnicas orientales que constituyeron la base del estilo local. De este modo, comenzaron a realizarse mosaicos y azulejos, predominando las obras pintadas a mano con motivos populares. Sorprendentemente, hoy en día muchos de estos ornamentos siguen siendo los protagonistas principales en un sinfín de calles, edificios, patios e, incluso, bodeguitas o restaurantes de nuestra ciudad.
 

La riqueza del Valle del Guadalquivir en barros y arcillas también tiene su aplicación doméstica y agraria, gracias a la producción por parte de los alfareros de elementos típicos de nuestra tierra, como los cántaros o botijos, en un principio más funcionales que decorativos.
 

Hay que destacar también las piezas artesanales de La Cartuja, firma fundada en 1839 por Charles Pickman.

 

Hoy en día Sevilla sigue manteniendo una extensa red de establecimientos donde se pueden adquirir multitud de productos artesanos, realizados con el mismo cuidado y dedicación que siglos atrás. Artículos como mantones, mantillas, bordados, encajes, abanicos, instrumentos musicales, objetos de guarnicionería, trajes de flamenca y complementos, etc. son ejemplos de la artesanía sevillana.

Los mantones son una prenda muy utilizada en Sevilla en acontecimientos especiales que tienen lugar durante la noche. Podemos verlos en la Feria y en muchas bodas.

En Sevilla hay mucha tradición de utilizar las mantillas. Se usan en Semana Santa cuando las mujeres sevillanas se visten de mantilla el Jueves y Viernes Santo; también las usan mucho las madrinas en las bodas, incluso muchas novias sustituyen el tradicional velo por esta prenda.

Muchos de los abanicos, tan utilizados en nuestra ciudad, son pintados a mano.
 

 Mucha importancia tiene el traje de flamenca, que es el único traje regional que esta sujeto a modas, y sus complementos, cuya función es realzar el traje (pendientes, collares, pulseras, broches, mantoncillos, zapatos, flores, peinetas) van todo a juego con el mismo.
 

En Sevilla la artesanía también está muy vinculada a la Semana Santa, gracias a la cual se siguen manteniendo algunos oficios artesanales. Es el caso de los talleres de bordado en oro, la orfebrería, la ebanistería, la imaginería o la cerería. Es de destacar la reproducción en pequeño tamaño de las imágenes religiosas más famosas, con fines decorativos.
 

Además de la labor artesana que caracteriza a nuestra ciudad, Sevilla se ha convertido en un importante centro de moda en los últimos años, contando con modistos locales de la talla de Victorio y Lucchino o Toni Benítez –pertenecientes a la Asociación de Moda de Sevilla (ADEMOS)- y el Centro Andaluz de la Moda (CAM), a los que se han unido recientemente establecimientos de firmas de gran relieve como Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Loewe y una infinidad de tiendas recogidas en los más modernos centros comerciales que pueblan la ciudad. 
 

En las calles más céntricas como Tetuán y Sierpes, Plaza del Duque y Magdalena, podrás encontrar estas principales tiendas de moda delimitadas en una gran zona peatonal que invita al paseo.
 

Junto a ellos se siguen manteniendo los tradicionales mercadillos ubicados al aire libre y en determinados días de la semana, en los que los visitantes pueden encontrar desde objetos usados o valiosas antigüedades hasta sellos, animales y artesanía en general.