01.Murallas de Sevilla

Compartir

Javascript is required to view this map.
Dirección: 
Calle Resolana

Las murallas de la ciudad de Sevilla eran consideradas como una de las más largas de Europa. Bajo el dominio cartaginés la muralla estaba compuesta por madera y barro principalmente.

Al llegar los romanos, entre los años 65 y 68 a.C., Julio César sustituyó la muralla por algo más consistente, empleando para ello grandes cantidades de piedra. En esta época se añadieron las puertas para entrar en la ciudad y los torreones de vigilancia.

 

¿Sabías que Roma tuvo tres emperadores originarios de Itálica? ¿Seréis capaces de encontrar sus nombres?Los árabes agrandaron las murallas y las fortalecieron, previniendo así ataques de los cristianos del norte de España.

 

En 913, el califa Abderramán III mandó destruir las murallas como una estrategia política para evitar los intentos de separación del poder del califato de Córdoba (capital de Al-Ándalus) Sin embargo en 1023 el primer rey taifa de Sevilla, las reconstruye con su fin original, la protección contra tropas invasoras, en este caso cristianas.

 

Reforzada y ampliada, ahora la muralla contaba con 7 kilómetros, 166 torreones, 13 puertas y 6 postigos.En estos momentos Sevilla alcanza el estatus de ciudad mejor amurallada de Europa.Podéis pasar al otro lado de la muralla por la segunda puerta que encontréis.Para entrar a la ciudad podías utilizar los postigos y las puertas. Existían tres tipos de puertas: Reales, públicas y  privadas. Las puertas daban acceso a la ciudad y los postigos, que estaban dentro de la muralla, compartimentaban los distintos barrios de la ciudad